La neutropenia febril es una condición que puede amenazar la vida y que requiere de atención inmediata, particularmente en pacientes en que la misma está asociada a tratamientos con quimioterapia.

Estos pacientes tienen un riesgo mucho mayor de desarrollar enfermedades bacterianas, y en ellos, la fiebre puede ser el único indicador de patología bacteriana grave.

El manejo adecuado de la neutropenia febril da énfasis en la identificación pronta de los pacientes, estratificación del riesgo y antibioterapia iniciada durante los primeros 60 min del ingreso al servicio de emergencias.

No todos los niños con neutropenia febril conllevan el mismo riesgo de morbi-mortalidad, por lo que en los últimos años se han hecho esfuerzos para distinguir entre pacientes de alto riesgo en quienes se recomienda el manejo hospitalario más agresivo.

En pacientes que se clasifican como de bajo riesgo se puede considerar el manejo ambulatorio inicial o después de 72 h, mientras que en aquellos de alto riesgo se recomienda hospitalizar y manejar con antimicrobianos parenterales.

(Fuente: Revista Chilena de Infectología, vol.35 no.1 Santiago 2018)

A continuación consejos para enfrentar este cuadro:

Neutropenia Febril